Termas Romanas

Terma Romana

Existe constancia escrita de la existencia de sus aguas desde el siglo I D.C. Brotan aquí aguas sulfuradas apropiadas para tratamientos de belleza y salud y antiestrés.

En la antigüedad, las termas constituían el entretenimiento de mayor calidad para los romanos. Todo ciudadano, mediante un módico precio, tenía a su disposición todas las formas de baño inimaginables: de vapor, de inmersión, frío, calor, en bañeras o piscinas. Dentro de su enorme cuadrilátero se abrían toda clase de comercios, jardines, estadios, gimnasios, salas de masajes, salas de descanso y hasta bibliotecas.

En este edificio, hay una amplia y hermosa bóveda bajo la cual hay dos piscinas y la terma romana original, que se puede visitar dentro de un pequeño museo que incluye aras votivas y antiguas bañeras. Es aquí donde el visitante podrá disfrutar de divertidos circuitos termolúdicos.

Imprimir